Archivo de la categoría: Medio ambiente

¿A ti qué te parece el cambio de hora?

Esta noche nos ha tocado de nuevo manipular las manecillas del reloj. Como cada otoño hemos retrasado una hora a nuestro reloj, de manera que a las 3 am volvían a ser las 2 am. En España llevamos años repitiendo esta acción dos veces al año: una en primavera, y la otra en otoño. La razón, supuestamente, es el ahorro energético, pero ya son muchos los que relacionan esta práctica con términos como “inercia”, “tradición” y “rito”.

Y es que cada vez hay más dudas en cuanto a la efectividad y utilidad del cambio horario. La Red Eléctrica Española habla de un ahorro energético de entre el 0,1 y el 0,5 por ciento. En Galicia, por ejemplo, creo que es uno de los lugares del país en el que menos se ahorra, puesto que por su situación, al hacer el cambio a la misma hora que otras comunidades como Madrid o Valencia, el ahorro que se produce es casi insignificante.

Es cierto que, con este cambio, por las mañanas tendremos más luz y, a lo mejor, no tendremos que encender la luz hasta tan tarde como lo hemos tenido que hacer estas mañanas pasadas (que hasta casi las 8.30 am no amanecía), pero después, por la tarde, tendremos que encender la luz desde las 6 pm. O sea, ¿que lo que no gastamos por la mañana lo gastamos por la tarde?

Mi opinión está un poco dividida porque me acuerdo que el año pasado, cuando estaba en Costa Rica, muchas veces vi un error que ellos no cambiaran la hora porque antes de las 6 de la mañana ya era de día, pero después, a las 6 de la tarde, ya era de noche, y noche cerrada. Y daba pena que siendo verano, un tiempo increíble, se te acabara el día tan pronto. Aunque también es verdad que ellos tienen, más o menos, amoldados sus horarios a la luz, es decir, que la mayoría entra a trabajar a las 8am, los niños van al cole a las 7.30-8, y después se les acaba el día antes, sobre las 5pm. Aquí, porque amanece más tarde, los trabajos suelen empezar más tarde (9-10).

Sin embargo, como esto del cambio de hora es como una especie de jet-lag, muchos médicos han afirmado que esta alteración del reloj, aunque en este caso sólo es de una hora, provoca una agresión al organismo. Dicen que se puede sufrir ansiedad, trastornos del sueño y de la alimentación, falta de concentración, irritabilidad, entre otros muchos síntomas. Así que si hoy estamos más secos, irascibles y atontados, pensad que es por el cambio de las agujas del reloj.

¿Qué pensáis? ¿El cambio de hora es bueno o no?

 

Fuentes: EP, El País, Microsiervos


Anuncios

¿Se te había olvidado ya?

Noticias hay todos los días, pero los hechos ocurridos no duran sólo un día, aunque algunas veces lo parezca. Simplemente desaparecen del panorama informativo o, al menos, disminuyen su presencia en él con el avance de las semanas.

Hace algo más de dos meses, exactamente el 20 de abril, una plataforma petrolífera de la empresa British Petrolium (BP) hacía explosión en las aguas del golfo de México. La cantidad de petróleo soltada al mar oscila entre los 12.000 y los 25.000 barriles diarios. Con estas cifras, se calcula que desde que se produjo la rotura de la tubería se podrían haber vertido unos 444.000 barriles, el peor derrame de la historia de Estados Unidos.

Muchas veces, las cifras nos resultan insuficientes para materializar la magnitud de los acontecimientos o, mejor dicho en este caso, la magnitud del desastre. Por eso, se ha puesto en marcha una web, http://www.ifitwasmyhome.com/, que te permite “mover” la mancha de crudo a cualquier lugar del mundo. Y es que, en la mayoría de los casos, uno no toma conciencia de la realidad lejana, de aquella que le pilla a unos cuantos kilómetros de su casa, sino que sólo le afecta si le toca de cerca. Esta web facilita, de algún modo, ese acercamiento, ya que permite hacerte a la idea de las dimensiones de la mancha de petróleo.

Por ejemplo, así se vería el derrame sobre Madrid:

 

Si el derrame fuera sobre Madrid

La mancha de crudo abarcaría el espacio de unir Valladolid, Salamanca, Cáceres, Toledo, Cuenca y Zaragoza!! ¿A que ahora te haces una idea de la barbaridad del desastre?

¿Y si “colocamos” el vertido de BP sobre Nueva York?

Si el derrame fuera sobre Nueva York

Meteos en la web y curiosead un poco. La mancha de petróleo cubriría las Baleares, gran parte de nuestra costa mediterránea, etc. Y todo por ignorar hasta tres señales de alarma que se dieron horas antes de la explosión.

La fuerza de la naturaleza

Algo está ocurriendo. Aunque se habla de ello (cambio climático por aquí, cambio climático por allá), creo que no somos conscientes de lo que está pasando. El hombre lleva años utilizando y maltratando a la naturaleza a su antojo y ésta está diciendo “basta!”

El año pasado nos vimos sorprendidos por un fortísimo terremoto en Italia, en la ciudad de L’Aquila, que dejó casi 300 muertos. Meses antes, a comienzos del año, la tierra temblaba con fuerza también en Costa Rica. Además, vivimos una ola de frío en Europa que causó la muerte de decenas de personas, y eso sin hablar de ciclones, tornados, etcétera. Pero este año la cosa no ha remitido. En lo que llevamos de año (apenas cinco meses), hemos sido testigos de verdaderos desastres naturales. Por nombrar algunos, empezamos con las lluvias torrenciales en Madeira y en Perú, el terremoto de Haití, el terremoto de Chile (considerado uno de los cinco más fuertes registrados en la historia) y su posterior tsunami, el seísmo que azotó China el mes pasado, así como las lluvias torrenciales que a principios de este mes han destruido cientos de casas en el suroeste del país oriental. También las fuertes lluvias golpearon con fuerza el sur de nuestro país en los meses de febrero y marzo.

A principios de abril fue México el país que se vio sacudido con un terremoto de 7.2 en la escala de Richter. Este seísmo se sintió también en California.

En los últimos días le ha tocado a la ciudad de Oklahoma, con una lluvia de granizo impresionante.

El mes pasado la naturaleza nos mandaba otra señal. Esta vez en forma de volcán. Nunca antes habíamos oído las graves consecuencias de la ceniza de un volcán, pero el de Islandia, el Eyjafjallajokull, se ha encargado de ponernos al corriente; ha revolucionado el tráfico aéreo de Europa en el último mes. Pensábamos que podíamos hacer de todo, pero con este ejemplo la naturaleza nos viene a decir que no somos nosotros quienes tenemos el control de todo (aunque así lo pensáramos).

Por si no lo habéis visto, os dejo un vídeo con unas imágenes muy bonitas en timelapse del famoso Eyjafjallajokull.